Tomado de: PRENSA LATINA

El trovador cubano Gerardo Alfonso presentará hoy al público los géneros "guayasón" y "ochanga", creados por él y pulidos durante tres décadas de trayectoria artística.

Aunque tales términos sean extraños para muchos, muchos clásicos compuestos por Alfonso caen en estos sui generis invenciones, pues formalmente eran imposibles de ubicar en los géneros tradicionales.

Por ejemplo, sus conocidos temas Son los sueños todavía y Habana, Dulce Locura son sendos guayasón y ochanga, y así el intérprete se evita la manida etiqueta de "fusión", aplicable a casi todo.

El primer festival Habanarte acogerá este martes al autor del himno urbano Sábanas Blancas, con un concierto en la capitalina Sala Raquel Revuelta que tendrá "meditación, sabrosura y gozadera", dijo.

Alfonso recién compuso la banda sonora de la coproducción cubano-alemana "La Saga de Daniel", y está pendiente de terminar su disco "La luna" (Colibrí) y de grabar "La ruta del esclavo".

Muchas de sus canciones fueron popularizadas por otros artistas, como Aquí cualquiera tiene y Yo te quería, María, pero los temas que siempre lo salvan son los mencionados Sábanas Blancas y Son los sueños todavía.

"Puedo sobrevivir a cualquier inclemencia de la moda con esas dos canciones porque ya ni siquiera me pertenecen: son canciones del patrimonio cubano y nunca me han frenado o inhibido de componer otras canciones", aseguró Alfonso a Prensa Latina.

Habanarte, considerado el evento cultural más ambicioso jamás organizado en este país, también acogerá en su sexta jornada al Ballet Español de Cuba y el Teatro de la Luna.

La compañía danzaria liderada por Eduardo Veitía presentará el espectáculo íY lo Español se Baila Así!, en el Teatro Mella, con las piezas Sonata y Fandango, El Cid, Sentir Flamenco, Tronío, Añoranza y Solea de Bulerías.

Por su parte, El Teatro de La reestrenará Delirio habanero, obra del fallecido dramaturgo Alberto Pedro, dirigida por Raúl Martín, en la sala Adolfo Llauradó.

Este evento comenzó el pasado 11 de septiembre y aspira a ser un espacio para la confluencia de todas las manifestaciones del arte en Cuba, así como sus principales exponentes.