Por: Onaisys Fonticoba Gener

Este fin de semana La Habana atestiguó la primera visita a la Isla de una banda de punk estadounidense. La cita fue de lujo: bajo la tutela del bajista norteamericano Christopher Joseph Ward (CJ Ramone), el baterista John Frochaux (Lucy Fernández) y los guitarristas Dave Soto y Dan Root (The Adolescents) volaron a la Mayor de las Antillas cumpliendo un sueño que, según refirió el propio CJ, trataban de realizar hace años.  

Durante esta incursión inicial los músicos ofrecieron tres conciertos, incluyendo la clausura al festival de las artes, Habanarte. Sin embargo, se espera repitan la estancia en noviembre próximo para la segunda edición del Festival de Rock Latinoamericano Patria Grande, aseguró el coordinador de ese evento, Sebastián Heredia.

Según explicó CJ en un contacto con la prensa, otras bandas de rock también deseaban tocar en la Isla, de modo que ser los primeros en hacerlo provocó algunos “celos” profesionales. “No hay motivos ulteriores ni financieros en nuestra visita, agregó, simplemente queríamos mostrar al público cubano la versión norteamericana del punk”.

Sobre el movimiento rockero en Cuba, el otrora miembro de Los Ramones refirió haber quedado sorprendido por su magnitud. Lo que es innegable y nos hace uno, dijo, es que todos tenemos prácticamente las mismas influencias musicales y una ideología común.

A pesar de contar con un amplio repertorio personal, CJ prefirió entregar al público un programa compuesto mayoritariamente por éxitos de Los Ramones. En tan solo 72 horas el punk volvió a hacer historia en la Isla, y miles de seguidores pudieron disfrutar, no uno, sino de varios ídolos del género.

Como presagiara a los invitados “Guille” Vilar, Premio de Periodismo Cultural, horas antes de su primer concierto: El rock es una palabra muy amplia que no puede abarcar todo lo que significa. Pero tengan la certeza de que aunque todos sabemos bailar el son y nos movemos con la conga, recibiremos con mucho entusiasmo las esencias del rock, como son Los Ramones.