Tomado de: Cuba Contemporánea
Por José Ernesto González Mosquera

De estreno comenzó el año 2015 Danza Contemporánea de Cuba con la puesta de dos coreografías en el teatro Mella de la capital cubana. La compañía que dirige Miguel Iglesias desde hace 28 años es de aquellas que propone cada año al panorama de la Isla nuevas tendencias, invita a coreógrafos cubanos y extranjeros a crear con sus bailarines, realiza diversos estrenos y giras por Cuba y alrededor del mundo.

Terminaron de celebrar en 2014 sus 55 años de creación como Conjunto de Danza Moderna bajo la guía del maestro Ramiro Guerra, con una gira por varias provincias del país, y apenas comienzan el año estrenando las piezas Mercurio, de Julio César Iglesias, y Reversible, de la belga-colombiana Annabelle López Ochoa.

De estreno comenzó el año 2015 Danza Contemporánea de Cuba con la puesta de dos coreografías en el teatro Mella de la capital cubana. La compañía que dirige Miguel Iglesias desde hace 28 años es de aquellas que propone cada año al panorama de la Isla nuevas tendencias, invita a coreógrafos cubanos y extranjeros a crear con sus bailarines, realiza diversos estrenos y giras por Cuba y alrededor del mundo.

Terminaron de celebrar en 2014 sus 55 años de creación como Conjunto de Danza Moderna bajo la guía del maestro Ramiro Guerra, con una gira por varias provincias del país, y apenas comienzan el año estrenando las piezas Mercurio, de Julio César Iglesias, y Reversible, de la belga-colombiana Annabelle López Ochoa.

La identidad como concepto en sus múltiples caminos sirvió de leit motiv para componer un programa concierto al que se sumó la ya conocida coreografía Identidad a la -1, del joven cubano George Céspedes.

Julio César Iglesias vuelve con Mercurio. Menos contundente que Crystal, su última creación de 2014, Iglesias dialoga con tres parejas para componer silencios, olvidos, locuras, luchas y estados físicos y espirituales en una danza calmada. No hay tensión física, hay sellos y movimientos que repiten las ideas, las solidifican y redimensionan en su concepto.

El propio Iglesias compuso la música, con la mezcla de la canción “Un pajarillo” del trovador Pedro Luis Ferrer. Ambientes y luces que mantienen el ritmo de una obra que pondera su carácter contemplativo sin explosiones ni altisonancias.

Reversible es el nuevo estreno de Annabelle López Ochoa, quien se ha hecho habitual en los últimos tiempos en los escenarios cubanos. Para el Ballet Nacional de Cuba montó Celeste, una propuesta neoclásica, mientras que con el Ballet Hispánico de Nueva York mostró Sombrerísimo, una pieza solo para hombres durante el pasado Festival Internacional de Ballet de La Habana.

La obra de Ochoa permite ver la versatilidad en sus composiciones coreográficas, las maneras en las que se adapta a sus bailarines. Los lleva a sus terrenos de confort y saca lo mejor de ellos.

Reversible trata del alma individual, pero ante todo de la invisible dualidad que puede establecerse al interior del ser humano. ¿Tenemos todos un lado femenino y masculino? ¿Es el alma el espacio común en el que todos somos quien queremos ser?

La pieza se forma de varios momentos que se entrelazan por diálogos danzarios entre hombres con sayas y mujeres con pantalón que se desnudan y son uno solo al finalizar.

Annabelle propuso una composición coreográfica basada en técnicas contemporáneas, pero se podían percibir rasgos y movimientos clásicos, adornados con pasos hindúes o reminiscencias de tangos.

De los bailarines es de sobra conocida su capacidad para interpretar e improvisar. Son explosivos, y aunque puede no resultar muy conveniente en coreografías más conceptuales y suaves, las asumen con igual compromiso en su ejecución.

Danza Contemporánea de Cuba comienza así su 2015 de presentaciones. Un año que seguirá con el estreno de Tangos cubanos, del bailarín de la compañía Alexis Zanetti, y el montaje de Capricis, obra prevista para las celebraciones del aniversario 56 de la compañía, en septiembre. Además, se unirán a Carlos Acosta en Londres para el espectáculo Cubanía, de septiembre a octubre.